Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

Únete a otros 19 suscriptores


Blog

Los contratos básicos que todos los emprendedores necesitan conocer: Argentina

Como emprendedor, te encontrarás con relaciones jurídicas que debes proteger mediante contratos. ¡Entérate acá cuales son los contratos básicos que todo emprendedor debe conocer!

contract-1464917_1280Jurídicamente hablando existen contratos que tienen vigencia y son ejecutables incluso cuando hayan sido pactados verbalmente. Esto quiere decir que los acuerdos celebrados únicamente mediante palabras pueden obligar legalmente a una persona a responder por las prestaciones, bienes o servicios a los que se comprometió.

En una sociedad y economía de mercado en la cual las transacciones deben ocurrir de forma rápida y dinámica, la suscripción de contratos formales (para cierto tipo de actividades) se evade con cierta frecuencia indeseada. El problema de los contratos verbales, o contratos escritos que estén incompletos o mal planteados, surge cuando alguna de las partes contratantes está inconforme. Y como pocas personas contratan esperando estar inconformes, resulta difícil para muchos empresarios prever las complicaciones, en cuanto a ejecución, que pueden surgir en el transcurso de la relación contractual.

Resulta un problema, entonces, cuando no está escrito en papel las responsabilidades, prestaciones y contraprestaciones, términos y condiciones, en tanto genera conflicto en dos estadios: primero a nivel extra judicial, en el cual las partes podrían resolver sus diferencias sin la intervención de un juez, y segundo, cuando el problema escala y se judicializa, puesto que será más difícil probar el contenido y obligaciones de dicho contrato, y tanto más difícil será que el juez pueda resolver de acuerdo a lo verdaderamente pactado, o bien no pueda resolver sobre extremos que nunca fueron discutidos y cuya solución la ley no prevé.

Particularmente importantes es para los jóvenes emprendedores y PYMES contar con contratos de respaldo y una buena asesoría legal, por cuanto un mal acuerdo puede costar una indemnización que desbalancee a la empresa que apenas se establece y que suele tener un capital y recursos limitados.

Es por ello que en LanzateSólo queremos darte una breve explicación de 7 contratos que debes conocer como emprendedor, para proteger tu empresa, su patrimonio e incluso el tuyo propio.

Acuerdo constitutivo o Pacto Social:  Es el acuerdo o contrato que firman los socios para la creación de una sociedad. Su contenido dependerá del tipo de sociedad del que se trate, sin embargo, los abogados suelen utilizar estructuras muy parecidas o contratos modelo. Aspectos importantes que no debes dejar de acordar con tus socios son: a- ¿quiénes serán los representantes y apoderados de la empresa?, ¿qué tipo de poder tendrán esos representantes?, ¿deberán actuar conjunta o separadamente?, ¿pueden los socios traspasar libremente sus acciones o cuotas a terceros?, ¿qué porcentaje de participación accionaria tendrán en relación a sus aportes?, etc.

Contrato de Trabajo: Es aquel contrato celebrado entre el patrono y sus empleados. Desafortunadamente, este es un de los contratos de los que más se prescinde su escritura. Sin embargo, su suscripción protege no sólo al trabajador, como muchos presumen, sino también al patrono. Al ser este la parte fuerte de la relación, y en atención al principio pro operario, la legislación y la jurisprudencia favorecen a los trabajadores en caso de dudas en la controversia. Además, esto permite que protejas los secretos comerciales de tu empresa e incluso las invenciones que surjan a partir de la relación de trabajo. Los contratos de trabajo pueden ser de distinta naturaleza: a plazo indefinido, término fijo, por obra o labor, etc.

Contrato de Arrendamiento: cuando el empresario no tiene un local propio para ubicar su empresa, deberá buscar un lugar estratégico para el desarrollo de su negocio y con ello suscribir contratos de arrendamiento. Además de la identificación de la partes contratantes, la locación del inmueble, descripción del local, deberá acordarse la duración del contrato y su requisito para renovación, la renta mensual, el depósito de alquiler, la posibilidad de cesión o subarriendo, y las formas en las que se indemnizará al arrendante en caso de daño o servicios no cancelados.

Contrato por Servicios Profesionales: A diferencia del contrato de trabajo, las personas que trabajan por servicios profesionales no tienen subordinación jurídica respecto de su contratante, tampoco cumple un horario fijo y usualmente utiliza sus propias herramientas de trabajo. Para aquellos casos en que requieras de los servicios de un profesional o incluso técnicos que tengan alguna complejidad o permanencia en el tiempo, es conveniente pactar por escrito los términos y condiciones de dicha relación contractual.

Contrato de Confidencialidad:  Existe mucha información sensible, de tu empresa, de los clientes, o de proyectos, que deben protegerse adecuadamente. En estos contratos una o todas las partes involucradas (socios, empresas, empleados, colaboradores, inversores, etc.) se comprometen legalmente a guardar secreto sobre ciertos temas que son sensibles. Normalmente estos acuerdos se dan mediante contratos en sí mismos o bien como cláusulas de contratos más amplios. Y eso es así porque la confidencialidad cobra vida cuando hay otro tipo de relación subyacente. Puede ser una relación laboral o comercial usualmente. Los temas e información que usualmente se protegen con este tipo de cláusulas son aquellos relacionados con propiedad intelectual e industrial, el modelo de negocio, los datos financieros, métricas, know how, información personal de terceros, etc.

Contrato de Compra Venta Mercantil: De acuerdo al artículo 450 del Código de Comercio de la República de Argentina, la compraventa mercantil es aquel contrato mediante el cual “una persona, sea o no propietaria o poseedora de la cosa objeto de la convención, se obliga a entregarla o a hacerla adquirir en propiedad a otra persona, que se obliga por su parte, a pagar un precio convenido, y la compra para revenderla o alquilar su uso”.

Contrato de Comisión y Mandato: El mandato comercial, según el numeral 221 de Código de Comercio de la República de Argentina, es aquel contrato por medio del cual una persona se compromete a administrar uno o más negocios en nombre de la persona que lo encomienda, y es contrato que no se presume gratuito. A diferencia de este, el contrato de comisión es cuando quien se obliga desempeña negocios por otros, pero a nombre propio o bajo la razón social que representa.

Otros contratos que, dependiendo del tipo de negocio del que se trate, podrían aparecer de modo más o menos frecuente son:

  1. Contrato de Franquicia
  2. Contrato de Leasing
  3. Contrato de Factoreo
  4. Contrato de Correduría
  5. Licitaciones
  6. Contrato de Outsorcing

Para más información y detalle, recomendamos que busques la asesoría de un profesional en derecho, pues si bien existen disponibles en línea muchos “contratos tipo”, lo cierto es que es cada negocio y empresa tiene necesidades particulares.

Nuevo Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *