Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.


Blog

Contrato de confidencialidad

Los acuerdos o contratos de confidencialidad son documentos que obligan a las partes a no compartir determinada información sensible con terceros.

Mann prüft Dokumente

Existen ocasiones en las que un negocio o empresario se beneficia de compartir información valiosa y confidencial con un tercero, por ejemplo si se está buscando inversionistas o socios para un invento o una idea de negocio, o si un contratista o empleado va a tener acceso a datos confidenciales.   Sin embargo,  debido a la preocupación de lo que hará un tercero con la información se utiliza un Contrato de confidencialidad. Este tipo de contrato se utiliza habitualmente cuando una empresa o persona o de un Contrato de Transferencia de Tecnología

El Contrato de Confidencialidad es un acuerdo entre dos Partes (socios fundadores, empleados, equipos, colaboradores, inversores, socios industriales, etc.) por el cual se crea un vínculo jurídico entre los participantes caracterizado por la confidencialidad de información específica. Es decir, las partes se comprometen a que determinada información sensible que se va a suministrar en el transcurso de una relación comercial permanecerá confidencial. Estos acuerdos pueden ser bilaterales o unilaterales, en tanto las dos partes se restrinjan en el uso de la información proporcionada, o sólo una de ellas.

Los Contratos de Confidencialidad tienen las siguientes funciones:

  • Proteger la información técnica o comercial que no se desea divulgar a terceros. La partes e comprometen a no divulgar la información a terceros.
  • Una o ambas Partes se comprometen a no divulgar la información recibida de la otra Parte.
  • El uso de acuerdos de confidencialidad puede prevenir la pérdida de derechos de valiosos derechos de propiedad intelectual.
  • Los acuerdos de confidencialidad definen exactamente qué información puede y no puede ser divulgada.

En caso de incumplimiento por una de las partes, la otra parte tiene derecho de reclamar un incumplimiento del contrato.


Qué incluir en los convenios de confidencialidad y no divulgación

El tipo de información que se puede incluir en un Contrato de Confidencialidad es muy amplia; cualquier información que se proporcione a la otra parte puede considerarse confidencial y especialmente: conocimientos técnicos, prototipos, dibujos de ingeniería, software, resultados de pruebas, herramientas, sistemas y especificaciones, etc.; así como datos financieros e informaciones comerciales (por ejemplo acerca de los clientes) de cada una de las Partes.

A fin de ejecutar un convenio de confidencialidad o de no divulgación es importante que el convenio sea por escrito. Cuando redacte su convenio es útil considerar  la inclusión de los elementos siguientes:

  • Una descripción de la información confidencial
  • Una descripción de la razón por la cual la información confidencial debe ser compartida en este caso y para qué fin puede ser utilizada. El Contrato de Confidencialidad también puede limitar el uso que hace cada Parte de la información confidencial. Por ejemplo, puede especificar que la información confidencial se va a utilizar sólo para evaluar el producto de la otra Parte y que solo se podrá utilizar en los negocios propios
  • Un convenio de las partes en que la información no será divulgada durante la duración del contrato; y
  • Otras disposiciones que sean para la necesidad de las partes acerca del convenio de confidencialidad o no divulgación.

La mayoría de los convenios de confidencialidad y no divulgación son por escrito, fechados y firmados por ambas partes. Es aconsejable que las empresas dispongan de un modelo de contrato de confidencialidad que sirva para proteger sus intereses y a la vez no sea excesivamente complejo de negociar, de tal forma que no retrase la puesta en marcha de nuevos negocios y proyectos.

Los convenios de confidencialidad y no divulgación llenan un importante objetivo de los negocios. Permiten a los negocios obtener financiamiento, la contratación de expertos y llevar a cabo la venta de su negocio con la seguridad de que los grandes secretos del mismo permanecerán confidenciales y no serán utilizados para competir con los intereses de su propio negocio.

Sin embargo, los emprendedores no deben exigir a un potencial inversor la firma de un contrato de confidencialidad, se debe ser cauto con la información que se comparte, en que momento y con quien. El contrato debe firmarse cuando el inversor ha decidido invertir y manifiesta el deseo de profundizar la información recibida.

 

Nuevo Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *