Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

Únete a otros 19 suscriptores


Blog

Leasing: aspectos principales

El leasing (alquiler con derecho de compra) es un contrato mediante el cual el dador, a pedido de cliente y según su elección, adquiere un bien y se lo entrega en alquiler. Con Leasing puede elegir ejercer la opción de compra del bien dado en leasing, devolverlo o renovar el contrato.

En otros países el concepto del leasing es diferente, ya que se abona una cuota muy baja y al vencer el período de cancelación directamente se renueva el equipamiento. En el caso de Argentina, esta modalidad adopta un formato muy similar al de un crédito financiero pero con algunas ventajas impositivas.

El leasing, se configura bajo una típica operación de financiamiento a mediano o largo plazo. Mediante este instrumento financiero se pueden adquirir bienes a una tasa de interés más baja respecto a la de otras líneas crediticias, como así también deducir una serie de tributos.

El leasing es un instrumento de financiación para la incorporación de bienes de capital, mediante el cual la entidad que aporta el dinero (Dador) adquiere a su nombre el bien indicado por el cliente (Tomador), y se lo entrega para su uso por un tiempo determinado (Plazo) contra el pago de una cuota periódica, denominada “Canon”, confiriéndole además la opción de comprarlo por un precio determinado, al finalizar el Contrato de Leasing.
Dador: Es quien adquiere el bien y lo da en Leasing.
Tomador: Es el usuario del bien, quien tendrá el uso y goce del bien entregado por el Dador hasta el momento de ejercer la opción de compra. Para poder solicitar un leasing se necesita ser responsable inscripto y contar con 2 años de antigüedad en el desarrollo de la actividad.
Proveedor: Es quien vende el bien. El proveedor puede ser  elegido por el tomador.

El cliente se contacta con el proveedor con quien realiza un acuerdo comercial (determinan el equipo, las especificaciones del mismo, el precio, la entrega, etc). Una vez acordado el cliente se contacta con la entidad financiera, que adquiere el bien, lo paga al contado y se lo entrega para su uso y goce por un tiempo determinado.

Vencido el término del contrato, el arrendatario tiene la facultad de adquirir el bien a un precio determinado, que se denomina «residual», y su cálculo viene dado por la diferencia entre el precio originario pagado por el arrendador (más los intereses y gastos) y las cantidades abonadas por el arrendatario al arrendador, teniendo el cliente prioridad en la compra del producto. O bien ejercer la opción de aplicar ese monto remanente al recambio del producto.

Tipos de leasing

-Financiero: se asimila más a una modalidad cercana a la financiación tradicional, siendo el valor de opción muy bajo. Este tipo de leasing es el único que otorga ventajas tributarias reales, dado que permite la deducción acelerada de las cuotas pagadas, independientemente de la vida fiscal del bien.

-Operativo: contiene valores de cuotas más reducidas y el derecho a la opción de compra. No permite la depreciación acelerada. Así, el tomador, en lugar de deducir lo que paga, sólo podrá deducir el importe de la amortización del bien, como si tuviera la propiedad del mismo (legalmente no la tiene, pero físicamente sí).
Existen muchas ventajas que son muy valoradas por las empresas:

-Financia hasta 100% del bien

-No requiere a presentación de garantías, ya que el bien actúa como tal

-Adquirir un bien sin inmovilizar capital de trabajo: el pago comienza al recibir el bien

-Flexibilidad: canones y periodicidad acorde la ciclo productivo.

-Beneficios impositivos:

Contribuye a la “caja” de la firma: al ser posible la imputación de los cánones del leasing a gastos de explotación.

Permite diferir IVA.

 

Las pequeñas y medianas empresas son las principales demandantes, concentrando el 80%. Dividiéndose la demanda en equipos de transporte, logística y automotores; equipamiento industrial; maquinaria de construcción y agrícola; equipos de tecnología y telecomunicaciones entre otros. Siendo el sector industrial es el principal tomador de esta línea crediticia, acaparando el 41% del volumen de mercado.

 

 

 

 

Nuevo Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *