Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

Únete a otros 19 suscriptores


Blog

Protección de marca ™

La marca juega un papel importantísimo en el terreno de la competencia. La calidad de los productos o servicios serán conocidos por el público a través de su identificación con la marca que los designa. Es por esto que el valor de “la marca” no debe ser subestimado y debe ser protegido.

Businessman helps agriculture

Tanto en Argentina como en la mayoría de los países de la región, las empresas no tienen todavía una cultura que comprenda el verdadero valor de estos intangibles. A la hora de presentar un producto en el mercado, son pocos los casos en que una empresa local se preocupa por desarrollar una adecuada estrategia de protección del nombre que éste llevará.

Los derechos  intelectuales, patentes, marcas diseños y modelos industriales, derechos de autor, son caracterizados como derecho exclusivo. Esto supone la posibilidad de excluir a otros en el uso, reproducción o materialización de ese signo o nombre o de cualquier otro tipo que pueda causar confusión

Ya hablamos sobre que podemos registrar bajo el título de marca registrada. Recordemos que la marca es todo signo con capacidad distintiva, que permite diferenciar un producto o un servicio de otro. Una marca comercial sirve para:

  • Distinguirse frente a la competencia.
  • Indicar la procedencia empresarial.
  • Señalar calidad y características constantes.
  • Realizar y reforzar la función publicitaria.
  • Crear “valor”

La marca es el activo más importante de una empresa. La marca le garantiza a su dueño la propiedad y el uso exclusivo de la misma, pudiendo ejercer todas las defensas por el uso no autorizado por parte de terceros. El derecho del titular de una marca, brindado por la legislación específica, se agota en la facultad de excluir a terceros del uso de esa marca y/o toda otra similar que lleve al consumidor a un riesgo de confusión o de asociación.

El titular de la marca puede autorizar sus usos por terceros mediante contratos de Licencia, tanto exclusivos como no exclusivos, venderlas en forma total o parcialmente por productos u obtener créditos ofreciéndolas en garantía con registro de prenda.

El conflicto surge cuando se quiere registrar un nombre idéntico o similar al de una marca anterior por alguien distinto al titular de la misma (que cree peligro de confusión con la marca ya registrada – art. 3 inc. a y b ley 22.362) con el propósito de utilizarla para vender un producto o brindar un servicio. Hay 3 vías que pueden utilizase para la protección de nuestra marca.

Oposición:

Si se pretende registrar una marca similar o idéntica a la suya, puede oponerse al registro. La oposición a una marca es la objeción planteada por todo aquel que tenga un interés legítimo en el expediente del trámite de registración. Se realiza mediante la presentación de una solicitud de oposición que se deberá presentar en el INPI, dentro de los 30 días posteriores a la publicación de dicha marca en el Boletín de Marcas y Patentes, por escrito y con el patrocinio requerido por ley de un agente matriculado INPI. En este escrito, el opositor fundamenta brevemente cual es la causa de la oposición a la registración de la marca.

El derecho de oposición debe tramitarse ante el Registro de Marcas que es un organismo dependiente de la Dirección Nacional de Propiedad Industrial, el que a su vez depende del Ministerio de Economía.

Declaración Judicial de Nulidad de la Registración:

Esta acción se realiza cuando quien tenga un interés legítimo pretende dejar sin efecto la concesión del derecho sobre una marca ya registrada. Las causales de nulidad son: 1) Contravención a la ley de marcas: cuando se lesionan los preceptos sobre registrabilidad de signos o derechos de terceros. 2) Registro de Mala Fe: es nula la marca registrada por quien al solicitar su registro, conocía o debía conocer que ella pertenecía a un tercero. Esta norma protege a las marcas no registradas pero utilizadas en la Argentina, protegidas en el extranjero. 3) Registro con fines especulativos.

Caducidad:

Conforme el art. 26 de declarará a pedido de parte la caducidad de la marca que no hubiera sido utilizada en el país dentro de los 5 años previos a la fecha de la iniciación de la acción, salvo que mediaren causas de fuerza mayor

 

Además se pueden ejercer las acciones civiles y penales previstas en la Ley de Marcas N° 22.362. Los distintos tipos penales se encuentran contenidos en el art. 31 de la ley de marcas. La acción debe entablarse ante la Justicia Federal del fuero penal. La conducta prohibida es la “usurpación de marca registrada”.

El tipo penal objetivo de la usurpación de una marca queda consumado cuando existe alguno de los siguientes actos tipificados: a) Falsificación de marca b) Imitación de marca c) Uso indebido y d) Venta o puesta en venta indebida.

La piratería es uno de los retos más serios con los que se topan las empresas a la hora de distribuir sus productos en el mercado. Es por esto que deben  aplicarse cuidados fundamentales para prevenir que una marca sea falsificada, es muy importante aplicar una adecuada gestión de protección y custodia de la marca durante todo su ciclo de vida.

 

 

Nuevo Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *